Más de 200 personas podrían haber muerto por el hundimiento de un túnel días después de la última prueba nuclear de Corea del Norte el pasado 3 de septiembre, informó el canal de televisión japonés Asahi.

Un centenar de obreros se encontraba en el lugar en el primer derrumbe en este sitio ubicado en Punggye-ri, que sufrió un segundo hundimiento cuando se realizaban las operaciones de auxilio, elevando el probable balance a unos 200 muertos.

Desde esta última prueba en la base de Punggye-ri, al nordeste de Corea del Norte, se han registrado varios terremotos en el lugar del test nuclear, que según estimaciones podría haber sido de hasta 250 kilotones.

Habitualmente, Corea del Norte no reconoce oficialmente la existencia de accidentes graves en su territorio, sobre todo si están vinculados a su programa nuclear.

Pyongyang llevó a cabo a principios de septiembre su sexta y más potente prueba nuclear hasta la fecha, en la que aseguró haber detonado una bomba H (de hidrógeno, un arma termonuclear más potente que las bombas convencionales) que puede instalarse en un misil intercontinental.

REDACCIÓN INTERNET – CM&