El 2020 superó al 2016 como el año más caliente desde que se tienen registros, de acuerdo con un informe publicado por la NASA que confirma la tendencia del calentamiento del planeta.

El estudio, que también tomó datos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), refleja que 2020 superó a 2016 diferencia pequeña y que muchos califican como un empate.

«Los últimos siete años han sido también los siete años más cálidos del registro histórico, caracterizando la dramática tendencia actual de calentamiento«, informó Gavin Schmidt, director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA.

Según la NASA, la temperatura promedio global del año 2020 fue 1,84 grados Fahrenheit más caliente que la media entre 1951-1980 que se usa como referencia.

Aunque de acuerdo con Schmidt «que un año bata o no un récord no es realmente relevante, lo importante son las tendencias a largo plazo«.

«Con estas tendencias, y a medida que se incrementa el impacto humano en el clima, debemos esperar que se sigan rompiendo récords en los registros«, alertó el experto.

Publicidad

La temperatura media del planeta aumentó en más de 2 grados Fahrenheit  desde finales del siglo XIX, cuando la industrialización se expandió y con ello aumentaron las emisiones de gases de efecto invernadero.

Antecedente que da pistas del impacto de la actividad humana en el calentamiento de la Tierra, señala el reporte.

«El aumento de la temperatura está desencadenando fenómenos como la pérdida de masa del hielo marino y de las capas de hielo terrestres«, resaltó la NASA.

Además, pone sobre la mesa que la tendencia de calentamiento es más pronunciada en el Ártico, donde en los últimos 30 años hubo un calentamiento tres veces más rápido que en el resto del planeta.

La NASA alertó que es esencial «entender estas tendencias climáticas a largo plazo» para, entre otros, adaptarse a un entorno cambiante y prepararse a fenómenos meteorológicos extremos.