28 integrantes de la Guardia y la Policía venezolana que han pasado este lunes la frontera y llegaron a Norte de Santander, desertaron del régimen de Nicolás Maduro; dos uniformados lo hicieron por una trocha aledaña al puente Simón Bolívar, en compañía de sus dos fieles amigos, los perros antinarcóticos.

Esto ocurre mientras miles de venezolanos utilizaron las trochas para llegar a Cúcuta a comprar alimentos y medicamentos.

Por trochas y atravesando el río Táchira dos oficiales de la Guardia venezolana, en compañía de sus dos caninos antinarcóticos, llegaron hasta el puesto de control de Migración Colombia y se unieron al Gobierno interino de Juan Guaidó.

Esto ocurría cuando miles de venezolanos también, utilizando el paso ilegal, buscan llegar a Cúcuta para visitar familiares enfermos, comprar alimentos y medicamentos. Para atravesar el río no hay obstáculos.

“Con un poquito de miedo vengo a ver a mi hijo que está hospitalizado hace 15 días en el Erasmo Meoz”, indicó Carmen Flórez.

“El puente está cerrado y voy a buscar medicamentos”, manifestó Rufa Peña.

Los tres puentes fronterizos que comunican al Táchira con Norte de Santander, por orden del Gobierno nacional, permanecerán cerrados hasta hoy, este motivó para que los ciudadanos del vecino país utilicen las trochas para llegar a Cúcuta. Se estima que durante el día han pasado más de 20.000 personas.

Publicidad

“No hay paso por el puente y no nos queda otra que venir a comprar comida, allá no hay comida en los anaqueles de la casa”, señaló Henry Hernández, venezolano.

Ya son 174 uniformados de más fuerzas militares que han llegado a Norte de Santander pidiendo la condición de exiliados.

De otro lado, 44 pacientes venezolanos heridos en los enfrentamientos del sábado continúan  hospitalizados en el Erasmo Meoz con fracturas, heridos a bala y dos que perdieron uno de sus ojos.

Carlos Salazar