Hace cien años tres niños que pastoreaban en Fátima, Portugal, tuvieron un diálogo místico con la Virgen de Fátima, según la religión católica. Cuando los canonizaron medio millón de feligreses acompañó al Papa.