Los primeros colegios electorales de Estados Unidos abrieron este martes a las 6:00 de la mañana para dar comienzo a una jornada histórica en la que el país decide entre el actual presidente y candidato republicano, Donald Trump, o su rival, el demócrata Joe Biden.

Ocho de los 50 estados de EE.UU. (Connecticut, Indiana, Kentucky, Maine, Nuevo Hampshire, Nuevo Jersey, Nueva York y Virginia) comenzaron a votar a esta hora, mientras que algunos electores pudieron depositar su papeleta una hora antes en Vermont, donde los centros electorales abrieron a las 5:00 de la mañana.

Los centros electorales abrirán de manera escalonada en el resto de estados de EE. UU., que está dividido en nueve husos horarios.

A la puerta de un instituto en la localidad de Arlington (Virginia), que funciona como centro electoral, unas dos decenas de personas hicieron fila durante media hora antes de que comenzaran oficialmente los comicios.

Matt Rogers, un afroamericano de 30 años, explicó que había decidido ir a votar tan pronto porque el resto del día lo pasará haciendo campaña por Biden.

“Estas son las elecciones más importante de mi generación. Antes los partidos, los candidatos, solían debatir sobre ideas, pero ahora tenemos a alguien en la Casa Blanca que incluso niega que exista una pandemia”, manifestó.

Según la media de encuestas elaborada por la web RealClearPolitics, un 50,6 % de los estadounidenses apoyan a Biden mientras que un 43,9% respalda a Trump.

Sin embargo, los estadounidenses no deciden por voto popular quién será su próximo presidente, sino que designan a un número de electores en cada estado que conforman el Colegio Electoral.

Este se encargan de elegir al nuevo jefe del Ejecutivo. El Colegio Electoral tiene 538 compromisarios y, para ganar, Trump y Biden necesitan al menos una mayoría de 270.

Algunos estados envían a un mayor número de emisarios al Colegio Electoral, tienen más peso, y por ello, hoy acaparan toda la atención, especialmente Pensilvania, Michigan y Florida, donde las encuestas no dan por segura la victoria de ninguno de los dos candidatos.