Lita de 54 años fue declarada muerta por los médicos. Ese mismo día velaron su cuerpo en horas de la noche, cuando los familiares escucharon un ruidos que provenían del ataúd.

El caso ocurrió el pasado miércoles 20 de enero. La mujer había sido reportada como fallecida en el Hospital de Tarapoto, en la región San Martín (Perú).

 

 

Los familiares, al escuchar los ruidos, decidieron abrir la caja fúnebre porque creyeron que estaba viva.

«Yo le vi su mano, que estaba raspando la luna. Por eso rompí la luna de la tapa del ataúd», contó Winston, hermano de Lita, a RPP.

Parece que estaba viva

Desesperados, los familiares de Lita Sajamí Ojanama quitaron la tapa del féretro para verificar el estado de la señora.

 

 

Para confirmar su sospecha, le pusieron un oxímetro en uno de sus dedos, el cual marcó 52 de oxígeno. Para los parientes, la mujer tenía pulso y estaba respirando.

Publicidad

Incluso, Winston asegura que su hermana rompió un plástico que la cubría —que se le colocó por los protocolos en pandemia— y alcanzó a raspar la tapa del ataúd.

«Qué cantidad de fuerza ha hecho mi hermana. Tiene las manos y uñas. Es tanto lo que ha raspado cuando el ataúd estaba cerrado… Con desesperación murió mi hermana», agregó.

 

 


El hermano de Lita dice que el oxímetro empezó a bajar hasta 0, confirmando la muerte de la señora.

Además, la familia logró que un doctor revisara los signos vitales de la mujer, declarando que estaba con vida en ese momento.

Hospital en la mira

Ante las sospechas de que Lita estaba viva en el ataúd, y de que habría muerto por asfixia, los familiares acusaron al hospital.

Inicialmente, los médicos habían declarado como fallecida a la mujer por dengue.

 

 

Sin embargo, las directivas del Hospital de Tarapoto se defendieron, asegurando que los familiares presenciaron el llamado ‘Síndrome de Lázaro’, un fenómeno que retorna espontáneamente la circulación de sangre.