Una mujer trans que está en una prisión para hombres en Georgia, Estados Unidos, denunció que fue abusada por reclusos y guardias.

Se trata de Ashley Diamond, una mujer transgénero afroamericana de 44 años.

Tras los presuntos abusos, le pidió a un juez que sea transferida a un centro penitenciario para mujeres.

Además, presentó oficialmente dos demandas contra el Departamento de Correccionales de Georgia, por alojarla en una cárcel para hombres.

 

 

También acusó a las autoridades penitenciarias por negarle acceso a un tratamiento médico que recibía desde hace años.

Ser mujer en una prisión para hombres es una pesadilla“, dijo Diamond en un comunicado.

Me despojaron de mi identidad. Nunca me siento segura. Nunca. Experimento acoso sexual a diario, y el miedo a la agresión sexual es siempre un pensamiento inminente“, agregó.

La mujer trans fue detenida en 2012 por un delito no violento y recluida desde entonces en una cárcel para hombres.

Publicidad

 

 

Diamond detalló que desde que está en prisión recibió distintos maltratos, desde golpes hasta agresiones sexuales por los reclusos y custodios.

Para 2015 se le dejó en libertad condicional, pero en 2019 regresó a la cárcel luego de una “violación de la libertad condicional“.

Tras volver a prisión, fue abusada 16 veces, incluidas tres veces por guardias de la cárcel.

 

 

En 2020, presentó una nueva demanda contra el Departamento de Correccionales de Georgia por no protegerla de abuso sexual y maltrato mientras estaba bajo custodia.

Ahora su defensa trabaja en un proceso legal para transferirla a un centro para mujeres y así parar con la “tortura sexual” que dice enfrenta en prisión.