Dos personas murieron en el accidente de un vehículo Tesla que circulaba sin nadie al volante en el condado de Harris, Texas, Estados Unidos.

Uno de los fallecidos estaba en el asiento del pasajero y otro en el asiento de atrás y las autoridades aseguraron que tienen “el 99,9 %” de certeza de que “nadie conducía el vehículo en el momento del impacto“.

El Tesla se estrelló contra un árbol en una curva a alta velocidad en el condado de Harris, al norte de Houston, y los bomberos necesitaron cuatro horas para apagar el incendio.

 

Te puede interesar: Histórico vuelo en Marte del helicóptero Ingenuity de la NASA

 

 

Los investigadores están intentando determinar si se desplegaron los “airbags” y si el vehículo tenía activada la conducción asistida, un sistema de asistencia inteligente que Tesla comercializa como “piloto automático” o “Autopilot”.

Tesla pide a sus conductores que estén en todo momento pendientes de la conducción para tomar control del vehículo e invitan a activar el sistema de asistencia inteligente, ya que es más seguro que conducir sin él.

Publicidad

El accidente se da cuando Tesla está empezando a probar con algunos de sus conductores un sistema de “conducción autónoma total“, aunque también pide que el conductor tenga las manos en el volante en todo momento.

 

Mira también: Elecciones Perú: Pedro Castillo supera a Keiko Fujimori en primera encuesta para segunda vuelta

 

 

Algunos expertos han criticado a la compañía por usar términos como “piloto automáticoy dar una falsa sensación de autonomía por parte del vehículo.

La Agencia de Seguridad en Carretera de Estados Unidos (NHTSA) está estudiando la posibilidad de imponer normas para garantizar la atención de los conductores al volante, al tiempo de que nuevos automatismos de la conducción se implantan en la industria del motor.

 

Mira además: El Tottenham despide a José Mourinho

 

La NHTSA investiga más de veinte accidentes de vehículos eléctricos Tesla durante el uso del sistema de conducción asistida.

El consejero delegado de Tesla, Elon Musk, defendió el historial de seguridad de sus vehículos eléctricos y esta semana aseguró que la asistencia a la conducción permite tener una posibilidad “10 veces menor” de accidente.