Los neoyorquinos se enterarán en 48 horas si deben permanecer confinados en casa y si cerrarán todos los negocios salvo los esenciales, anunció el martes el alcalde Bill de Blasio en su conferencia de prensa diaria sobre el coronavirus.

«Aunque ninguna decisión ha sido tomada por la ciudad o el estado, todos los neoyorquinos deben prepararse para la posibilidad de una orden de aislamiento», declaró de Blasio.

«Es una discusión que comenzamos hoy, y que tenemos en paralelo con el estado» de Nueva York, indicó. «Pienso que tenemos que llegar a una decisión antes de 48 horas».

No especificó lo que esto significaría precisamente para la capital financiera y cultural estadounidense, de 8,5 millones de habitantes.

Desde el martes cerraron bares y restaurantes, salvo para los pedidos y entregas a domicilio, así como todos los sitios turísticos y culturales. Se ha recomendado el teletrabajo a todos quienes puedan hacerlo.

De Blasio indicó que en esta etapa aún no puede precisar si esto implica que nadie podrá salir de la ciudad, donde hay 814 casos y siete fallecidos por el coronavirus.

Utilizó la frase «shelter in place» (refugio en el lugar), la misma que usó el lunes el alcalde de San Francisco al anunciar esta medida para la ciudad californiana.

Fue el gobernador del estado de Nueva York, Andrew Cuomo, quien decidió finalmente obligar a la ciudad a cerrar sus escuelas públicas el lunes, cuando el alcalde seguía dudando.

En otra conferencia de prensa este martes, Cuomo dijo que varias medidas eran posibles, incluido el cierre de todos los comercios y servicios no esenciales.

Pero también agregó que si se obligaba a la gente a quedarse en un lugar, algunos entrarían en pánico, y alentó a la población a visitar los muchos parques naturales del estado.