Los devastadores incendios que ya han devorado casi 29.000 hectáreas, también han provocado la evacuación de 20 mil personas de sus hogares, según las autoridades.

El número de muertos subió a 10, luego de que anoche en el condado de Napa se registraran tres grandes conflagraciones.

Hasta 1.500 edificios han sido destruidos y más de 103.000 personas se encuentran sin gas ni electricidad.

Por su parte, el gobernador del estado, Jerry Brown, declaró el estado de emergencia en algunos condados del norte de California, donde se encuentran gran cantidad de viñedos.

«Esto es realmente serio, se está moviendo muy rápido. El calor, la falta de humedad y los vientos nos están llevando a una situación muy peligrosa y lo están empeorando», dijo Brown durante una rueda de prensa.

REDACCIÓN INTERNET – CM&