Al menos 150 personas murieron en episodios de violencia con armas de fuego en más de 400 tiroteos en Estados Unidos durante el pasado fin de semana, en el que el país celebró el 4 julio, el Día de la Independencia.

Según datos extraídos por la cadena de CNN de la Gun Violence Archive, una web que recopila acciones de agresiones armadas en cada ciudad del país, estos sucesos se enmarcan en un clima de aumento de la violencia a la que se enfrentan en los últimos meses algunas de las principales urbes norteamericanas.

 

Mire también: Video: con 423 kg de explosivos demolieron el edificio del Ministerio de Defensa

 

El medio advierte, no obstante, que esta estadística, que incluye incidentes con disparos y víctimas de violencia armada a nivel nacional durante un período de 72 horas desde el viernes al domingo, aún debe ser actualizado, por lo que el número de afectados podría ser mayor.

En Nueva York, donde la violencia armada ha aumentado en los últimos meses a niveles que no se han visto en años, hubo 26 víctimas mortales en 21 tiroteos entre el viernes y el domingo.

Ello supone, sin embargo, una disminución con respecto al mismo período del año pasado, cuando 30 personas recibieron disparos en 25 tiroteos, según la Policía de Nueva York.

 

Podría leer: Capturan en Rionegro a un mexicano señalado de estafar aseguradoras en EE.UU.; tenía circular roja

 

Sólo el 4 de julio, la ciudad experimentó 12 incidentes con disparos que involucraron a 13 víctimas, un aumento con respecto al año pasado, cuando hubo ocho tiroteos y ocho víctimas, según las fuentes.

En lo que va del año, los incidentes de violencia con armas de fuego en Nueva York se han disparado casi un 40 % si se comparan con el mismo período en 2020, con 767 tiroteos y 885 víctimas.

En Chicago, otra de las mayores ciudades del país, 83 personas fueron tiroteadas, de las que 14 murieron, en este periodo festivo. Se da la circunstancia de que entre los fallecidos hubo un miembro de la Guardia Nacional del Ejército de Illinois.

La cadena precisa, no obstante, que a diferencia de otras ciudades que experimentan un aumento en los delitos violentos, la tasa de homicidios en Chicago hasta junio es un 2 % más baja que en el mismo período de 2020. Sin embargo, la cantidad de víctimas globales sigue siendo un 14 % más alta.

La razón para la caída fue un junio menos violento, en el que Chicago registró un descenso del 20 % en los homicidios en comparación con el año pasado (78 en lugar de 98), una caída del 13 % en los tiroteos (363 en comparación con 416) y una disminución del 8 % en las víctimas de disparos (499 frente a 540).