En Sídney, Australia, la Navidad estuvo marcada por una lluvia de regalos que provocó una estampida humana que dejó varios heridos.

El evento tuvo lugar en un reconocido centro comercial de la ciudad a donde cientos de personas llegaron para atrapar decenas de obsequios que se encontraban al interior de varios globos, que poco a poco fueron cayendo sobre la multitud que allí se encontraba.

En medio de la euforia, los asistentes derribaron una de las vallas que protegía la zona, lo que provocó que las personas cayeran unas encima de otras.

Horas antes, el centro comercial habría organizado una maratón de compras navideñas que tuvo una duración de 33 horas.