El presidente del Congreso de El Salvador, Guillermo Gallegos, aseguró este martes que confía en que los miles de compatriotas amparados en el Estatus de Protección Temporal (TPS), cuya cancelación fue anunciada este lunes por EE.UU., logren tener residencia permanente en el país norteamericano.

El líder del Congreso salvadoreño manifestó durante una rueda de prensa, que desde la Asamblea Legislativa se buscará «seguir en el cabildeo con distintos senadores de EE.UU. para un proyecto migratorio estable para los salvadoreños».

«Me siento muy satisfecho por los 18 meses que se les ha otorgado a nuestros compatriotas (…) a pesar de que es la última prórroga es algo positivo y no negativo, porque vamos hacer todos los esfuerzos para gestionar una solución definitiva para nuestros hermanos», señaló Gallegos.

Publicidad

El parlamentario también agradeció al gobierno de El Salvador, que a través de la Cancillería realizó «diferentes esfuerzos» para que los compatriotas en los EE.UU. «no quedaran desamparados» y dijo estar satisfecho por la prórroga de 18 meses otorgada por el Ejecutivo norteamericano.

También agregó que las últimas visitas de diputados salvadoreños a los Estados Unidos «han dejado muchas amistades y contactos», por lo que «hay posibilidad de lograr una solución permanente para que los más de 190.000 compatriotas puedan tener un estatus legal definitivo».

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) justifica la decisión de cancelación del TPS en que «ya no existen las condiciones originales causadas» por los devastadores terremotos de 2001 en El Salvador, razón por la que se otorgó esta protección a un total de 263.282 salvadoreños hasta finales de 2016.

De acuerdo al gobierno salvadoreño el TPS beneficia a más de 190.000 salvadoreños, sin embargo, el DHS señala que este programa ampara a más 250.000 compatriotas.

La comunidad salvadoreña en Estados Unidos y activistas proinmigrantes venían batallando sin descanso en los últimos meses para el mantenimiento del TPS o al menos para su prórroga por seis meses, como el gobierno hizo con el programa para los hondureños.

Redacción Internet – CM&