El estado de Tennessee se vio estremecido este martes por el paso de tornados que han dejado por lo menos 25 personas muertas, varios desaparecidos y un número sin precisar de heridos, además de casas y edificios severamente dañados, incluido el centro de Nashville, la capital de este estado.

La gravedad de la situación ha motivado al gobernador estatal Bill Lee a declarar estado de emergencia y a que se abran al menos cuatro refugios.

El gobernador, que ha recorrido y visitado varias áreas afectadas, ya se ha comunicado con la Casa Blanca para informar sobre la situación y agilizar el envío de ayuda a fin de comenzar a reconstruir la zona devastada.

El presidente Donald Trump anunció que visitará este estado para conocer de primera mano la gravedad de los daños por estos «devastadores tornados», que empezaron a registrarse poco después de la medianoche.

Por su parte, el alcalde de Nashville John Cooper dijo que la ciudad está herida, y «nuestra comunidad ha quedado devastada».

Meteorólogos de la web especializada AccuWeather han resaltado que la temporada de tornados de este año en el país ha tenido «un comienzo inusualmente rápido», con 141 informes preliminares de tornados durante los primeros dos meses, más del doble del promedio de 68 que se ha tabulado entre los años 1991 y 2015.