Al menos tres palestinos murieron y 80 resultaron heridos por cuenta de fuego israelí en la frontera entre Israel y Gaza, durante el vigésimo quinto viernes de protestas.

Aproximadamente 13.0000 personas salieron a protestar en diferentes puntos de la Franja de Gaza durante el vigésimo quinto viernes consecutivo de protestas bajo la denominada Gran Marcha del Retorno.

Entre las víctimas hay un menor de 14 años y dos adultos de 21 y 20 años.

Los palestinos lanzaron bombas incendiarias y neumáticos en llamas y piedras, a su vez las tropas israelíes respondieron con disparos desde sus tanques de guerra.

Mientras el Ejército de Israel acusa al grupo palestino Hamas de dañar la valla divisoria para infiltrarse y cometer ataques, un portavoz del movimiento  aseguró que las marchas continuarán hasta lograr sus objetivos.

Con las protestas los palestinos reclaman el fin del bloqueo impuesto por Israel a Gaza en 2007.