Al menos veinte personas murieron y veintitrés resultaron heridas este jueves en un accidente de autobús en una carretera de montaña del norte de Irán.

El director general de Transporte por carretera de la provincia de Golestán, Mehdi Miqaní informó de que el autobús sufrió un fallo técnico en los frenos y se precipitó a un valle.

El autobús, de la marca Scania, circulaba por la carretera de Firuzkuh y cubría la ruta entre Teherán y Gonbade Kavus, en Golestán, detalló Miqaní, citado por la agencia oficial IRNA.

Entre las víctimas mortales figura el conductor del vehículo y al menos nueve mujeres, una de ellas embarazada.

Por ahora, los médicos forenses se encuentran identificando a los fallecidos.