El alcalde de la ciudad ucraniana de Marúpol, Vadym Boychenko, ha denunciado la existencia de una gran fosa común en la que han podido ser enterradas entre 3.000 y 9.000 cadáveres y ha mostrado imágenes tomadas desde un satélite por la empresa tecnológica Maxar como prueba de ello.

La denuncia del alcalde se produjo poco después de que el presidente de Rusia, Vladimir Putin, anunciara la toma de la ciudad, que en cualquier caso es incompleta porque queda por ocupar la acería de Azovstal, donde resisten al menos 2.000 combatientes ucranianos cercados totalmente por los ocupantes rusos.

Lea más: Nicaragua celebra que la CIJ le haya dado la razón en litigio con Colombia

El alcalde de esta ciudad portuaria, que los rusos dicen haber tomado por completo, mostró estas imágenes en su cuenta de Telegram: “En las fotos tomadas por Maxar el 9 de abril, el sector de la fosa común en Mangush (en el área de Mariúpol) es 20 veces más grande” que la de Bucha, explica el mensaje.

Boychenko sostuvo que “el mayor crimen de guerra del siglo XXI se ha cometido en Mariúpol. Este es el nuevo Babi Yar. Hitler luego mató a judíos, gitanos romaníes y eslavos. Y ahora el presidente de Rusia Vladimir Putin está destruyendo a los ucranianos”.

Maxar Technologies/Washington Post – Infobae

“Ya ha matado a decenas de miles de civiles en Mariúpol. Y esto reclama una fuerte reacción de todo el mundo civilizado. Algo tiene que detener el genocidio“, dijo el alcalde.

El alcalde ya había adelantado el jueves que se había encontrado una fosa común de unos 30 metros de extensión cavada por las tropas rusas a unos 20 kilómetros de la ciudad, cerca de la localidad de Manhush.

Lea más: Biden inicia proceso para designar a Colombia como principal aliado no perteneciente a la OTAN

Con casi medio millón de habitantes, Mariúpol es el principal puerto en el mar de Azov y es clave en los intentos rusos de enlazar las autoproclamadas repúblicas de Donestk y Lugansk con la ocupada Crimea.

Ha sido constantemente bombardeada desde casi el inicio e la invasión rusa. Según el Ayuntamiento, varios miles de personas han muerto durante el sitio de la ciudad, donde aún permanecerían unas 100.000 personas sin ningún tipo de servicio básico.