La alcaldesa de Nashville, Estados Unidos, presentó su renuncia tras admitir que utilizó dinero público para viajes con su jefe de seguridad, quien se había convertido en su amante.

Megan Barry anunció su dimisión en medio de una breve rueda de prensa, semanas después de admitir que tuvo una relación extramatrimonial con su jefe de seguridad, el sargento Rob Forrest, y luego de que una investigación penal revelara que hizo gastos injustificados con dinero público.

Al parecer, Barry habría utilizado más de 10,000 dólares de las arcas del estado para viajes con su amante.

Como parte de un acuerdo con la justicia, la exfuncionaria aceptó renunciar y se declaró culpable del delito de robo de propiedad.

También aceptó reembolsar a la ciudad 11,000 dólares y cumplir tres años de libertad condicional.

El caso se destapó el 31 de enero pasado cuando Barry admitió haber tenido una relación extramatrimonial con su guardaespaldas en 2016, un hecho por el cual se disculpó.