La canciller alemana, Angela Merkel, y los jefes de los 16 ejecutivos regionales del país se reunirán este domingo para, con toda probabilidad, llevar las restricciones a la vida pública y la actividad económica hasta un «confinamiento duro».

Según varios medios alemanes, todo parece apuntar a que se acordará un confinamiento similar al decretado en marzo para antes de las navidades, añadiendo a las medidas actuales el cierre de los colegios y el de los comercios no esenciales. La cita, no obstante, aún no se ha confirmado oficialmente.

Según publica este sábado el diario «Bild», Cancillería apuesta por cerrar comercios, colegios y guarderías a partir de este miércoles, pero la última palabra la tienen los «Länder».

«Hay que hacerse a la idea de que (el confinamiento duro) comenzará la semana que viene», aseguró el líder de Baden-Württemberg, Winfried Kretschmann, tras mantener una videoconferencia con Merkel y varios homólogos conservadores.

Varios jefes de Ejecutivos regionales, como Malu Dreyer de Renania-Palatinado, ya han avanzado que el domingo comunicarán a los ciudadanos las nuevas medidas.