Fiebre alta, dolor de cabeza, alteración del comportamiento y hasta inflamación del cerebro, son los síntomas del virus Nipah, que deja en India hasta el momento 11 muertos, 22 hospitalizados bajo tratamiento, dos de ellos en estado crítico.

Las autoridades sanitarias se mantienen en alerta para evitar que se propague este virus; un verdadero desafío en el segundo país más poblado del mundo, donde el control de infecciones y su vigilancia son débiles.

Los murciélagos de la fruta son el principal vector de transmisión del virus y entre humanos se adquiere por contacto con fluidos como la saliva y la sangre.

Los médicos solo pueden tratar los síntomas porque no existe una vacuna; lo que hace que la tasa de mortalidad sea superior al 70 %.

La Organización Mundial de la Salud ya incluyó al virus Nipah en la lista de enfermedades prioritarias para investigar por su potencial epidémico, junto con el ébola o el zika, entre otras.