El Reino Unido se prepara este viernes ante la entrada de Eunice, una tormenta con fuertes vientos, que ha obligado a las autoridades británicas a declarar la “alerta roja” en varias áreas del país, incluido Londres y sus alrededores.

La Oficina de Meteorología británica (Met, por sus en inglés) emitió la alerta máxima, con peligro para la vida, para el sur de Gales, los condados ingleses de Devon, Cornualles y Somerset (oeste), así como Londres y el área del sureste inglés.

Podría leer: “Habían niños desayunando”: Lo que se sabe del bombardeo cerca a una escuela en Ucrania

Las otras zonas del país mantienen también alerta de fuertes vientos, lo que ha obligado a cerrar escuelas, suspender servicios ferroviarios, mientras que las autoridades han pedido a la población que evite los desplazamientos por el peligro que puedan correr ante la posible caída de árboles u otros objetos por la tormenta.

El Gobierno celebró ayer una reunión de emergencia Cobra para evaluar los preparativos, por lo que dispuso el despliegue del Ejército en las zonas del país, sobre todo en el suroeste de Inglaterra, que puedan sufrir inundaciones o cortes de electricidad.

Conozca más: Paola Ochoa declina su aspiración a la vicepresidencia de Rodolfo Hernández

El meteorólogo jefe de la Met, Paul Gundersen, dijo a los medios que la advertencia “roja” “indica un significativo peligro para la vida porque unos vientos extremadamente fuertes pueden provocar posibles daños a estructuras” de viviendas.

Los aeropuertos londinenses de Heathrow y Gatwick han pedido a los pasajeros que verifiquen el estado de sus viajes debido a que algunas aerolíneas cancelarán vuelos a causa del mal tiempo.