El opositor ruso encarcelado, Alexéi Navalny, ha denunciado ante los servicios de seguridad rusos que sus carceleros lo están privando de sueño en las noches.

Una carta publicada en su sitio web señala que esta práctica equivale a una “tortura”.

Los guardianes “me impiden dormir, se trata de hecho de tortura mediante privación de sueño” escribe el disidente, que asegura en su misiva que lo despiertan “ocho veces cada noche”.

En efecto, la privación del sueño es considerada una práctica de tortura psicológica prohibida por la Convención contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes adoptada en 1984.

Foto: AFP

Además, Navalny, el opositor al presidente Vladimir Putin más conocido, sufre “fuertes dolores” en la espalda y en la pierna izquierda, indicó Olga Mijailova, su abogada, quien teme por la vida de su cliente.

El opositor ruso afirmó que sufre de un nervio comprimido en la espalda y corre el riesgo de perder la movilidad de su pierna derecha por falta de atención médica.

Publicidad

 

 

“Al parecer, tengo un nervio comprimido porque me he estado sentando todo el tiempo, acurrucado” en furgonetas policiales y en celdas, afirmó el activista anticorrupción, encarcelado desde enero.

En otra carta, igualmente enviada a la administración penitenciaria y a la fiscalía general, Alexéi Navalny pidió “recibir atención” médica”.

Según la abogada Mijailova, Alexéi Navalny fue llevado el miércoles por la noche a un “hospital público” donde fue sometido a una resonancia magnética, pero no le comunicaron ningún diagnóstico y solo le formularon ibuprofeno.

¿Qué responde el Gobierno ruso?

“Es probable que se deba al sistema de mantener la disciplina y el orden de las instalaciones”, así justificó el trato Dmitri Peskov, vocero del gobierno de Vladimir Putin.

El portavoz del Kremlin agregó que los ciudadanos rusos recluidos en prisiones extranjeras enfrentan situaciones mucho más severas.

 

 

“Algunos de ellos han sido condenados sin motivo e ilegalmente (…) estos diversos ejemplos de disciplina en las cárceles de otros países a menudo están relacionados con un trato mucho más crudo e inhumano”, añadió Peskov.

Los servicios penitenciarios (FSIN) de la región cerca de Moscú donde está encarcelado también reaccionaron, afirmando que se efectuaron “exámenes médicos a solicitud de los detenidos” y que el estado de salud de Navalny es “considerado estable y satisfactorio”.

Opositor y constante sobreviviente

Navalny, que cumple una condena de dos años y medio de prisión, sobrevivió el año pasado en agosto a un envenenamiento mediante un producto neurotóxico que atribuye al Kremlin.

El disidente fue detenido en enero, tan pronto como regresó a Rusia desde Alemania, donde se estaba recuperando.

La abogada consideró que podría haber una relación entre sus problemas de salud actuales y su intoxicación.

 

 

La esposa del disidente, Yulia Navalnia, denunció por su parte una “venganza personal” del presidente Vladimir Putin, y exigió de nuevo su liberación inmediata.

Navalny sufre de dolores de espalda desde hace un mes aproximadamente, y “la situación solo hace que empeorar”, advirtió la esposa.