La Asamblea General de Naciones Unidas confirmó este viernes por aclamación a António Guterres en su cargo de secretario general de la ONU por otros cinco años, en los que el político portugués prometió trabajar por un mundo mejor y “hacer posible lo imposible”.

“Tengo el honor de anunciar que su excelencia António Guterres ha sido designado por aclamación como secretario general de las Naciones Unidas para un segundo mandato, que comenzará el 1 de enero de 2022 y finalizará el 31 de diciembre de 2026”, anunció el presidente de la Asamblea General, Volkan Bozkir, tras una ovación general de los representantes de los países de la ONU.

 

Le puede interesar: Soldado habría hurtado cinco fusiles de un batallón en Buga

 

Guterres, contra quien ningún país planteó otra alternativa, asumió la Secretaría General en enero de 2017, tras imponerse a un gran número de candidatos entre los que se encontraban personalidades conocidas en la escena internacional como la hoy directora gerente del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva, o la que entonces era directora general de la Unesco, Irina Bokova.

Aunque varias personas se postularon e hicieron campaña durante los últimos meses, ninguna llegó a ser propuesta formalmente por un Estado miembro, por lo que sus nombres no fueron tomados en cuenta.

Antes de la confirmación, el presidente de turno del Consejo de Seguridad, el estonio Sven Jürgenson, tomó la palabra para insistir en el respaldo de las potencias del máximo órgano de la ONU al diplomático.

 

Vea también: Condenan al joven que mató a la mamá y se alimentó de ella durante 15 días

 

“Los miembros del Consejo de Seguridad manifestaron su apoyo incondicional al señor António Guterres”, dijo Jürgenson, subrayando que el trabajo del secretario general responde a “los más altos estándares de eficacia, competencia e integridad” y “a un firme compromiso con los propósitos y principios de la Carta de las Naciones Unidas”.

Su reelección, lejos de ser una sorpresa, se consideraba el paso lógico dentro del organismo dado que durante décadas todos los jefes de Naciones Unidas han sumado dos mandatos, con la excepción del egipcio Butros Gali, cuya reelección fue vetada en 1996 por Estados Unidos.