El secretario de Estado norteamericano Antony Blinken aseguró que Estados Unidos quiere garantizar que la ayuda internacional para reconstruir la Franja de Gaza, que sufrió importantes daños materiales tras 11 días de enfrentamientos con Israel, no beneficiará al gobernante movimiento islamista Hamás.

Durante su primer día de gira en Oriente Medio que pretende consolidar la tregua entre Hamás e Israel, Blinken aseguró además que todavía queda “mucho trabajo” para “restaurar” la confianza entre israelíes y palestinos.

Trabajaremos estrechamente con nuestros socios, con todos, para garantizar que Hamás no se beneficie de la ayuda a la reconstrucción“, dijo Blinken tras una reunión con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, en Jerusalén.

Publicidad

Ante el responsable estadounidense, que reiteró “el derecho de Israel a defenderse“, Netanyahu advirtió, por su parte, que la respuesta israelí será “muy potente” si Hamás viola el alto el fuego, acordado el viernes.

 

 

El secretario de Estado norteamericano anunciará durante su visita una ayuda de su país para la reconstrucción de Gaza y también tiene previsto reunirse también con el presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abas, antes de proseguir su gira por Egipto y Jordania, dos actores regionales vecinos de Israel.

Poco después del alto el fuego, Estados Unidos expresó su apoyo a la “solución de dos Estados“, uno israelí y otro palestino, apoyada por la comunidad internacional, pero que la precedente administración de Donald Trump apartó de su agenda.

Pero los últimos comunicados de la diplomacia y de la Casa Blanca ya no hacen referencia a esta solución.

Nuestra prioridad es realmente, antes que nada, conseguir que el alto el fuego aguante“, dijo a los periodistas un alto funcionario estadounidense antes de que Blinken emprendiera su viaje, al considerar “prematuro” cualquier plan más ambicioso.

Pese a los intensos esfuerzos diplomáticos, las tensiones persisten en el terreno entre israelíes y palestinos.

Las fuerzas israelíes asesinaron este martes a un palestino en Cisjordania, informaron fuentes de seguridad israelíes y palestinas.

Y, la víspera, las fuerzas israelíes mataron a un palestino de 17 años, autor de un ataque con cuchillo que dejó dos personas heridas en Jerusalén-Este, no lejos del vecindario palestino de Sheij Jarrah.

 

 

Tensiones persistentes

 

Las tensiones en esta zona de Jerusalén-Este, la parte palestina de la Ciudad Santa ocupada y anexada por Israel, fueron la chispa que derivó en nuevo conflicto sangriento entre Israel y Hamás.

Miles de personas se manifestaron en Jerusalén Este para apoyar a las familias palestinas de este barrio amenazadas de expulsión de sus casas, en beneficio de colonos israelíes.

Las tensiones entre palestinos y las fuerzas israelíes se extendieron a la Explanada de las Mezquitas, tercer lugar santo del islam.

Y el 10 de mayo empezaron los enfrentamientos entre Hamás e Israel que duraron 11 días y se saldaron con la muerte de 253 palestinos de Gaza, entre ellos 66 menores y también milicianos, según las autoridades locales.

En Israel, los disparos de cohetes desde Gaza causaron 12 muertos, entre ellos un niño, una adolescente y un soldado, según la policía.

 

 

Egipto, mediador

Mediador tradicional entre palestinos e israelíes, El Cairo trata de consolidar el alto el fuego, que no detalla ninguna condición para el cese de la violencia ni establece ningún plan para la reconstrucción de la Franja de Gaza.

Una delegación egipcia se encuentra en el enclave palestino para negociar con Hamás, organización que Estados Unidos y la Unión Europea catalogan de “terrorista“.

El jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Shoukry, fue recibido el lunes en Ramala por Abas.

Israel, que ha impuesto un estricto bloqueo terrestre y marítimo en el enclave palestino desde hace cerca de 15 años, suele acusar a Hamás de haber desviado la ayuda internacional para fines militares y dijo el lunes que desea un “mecanismo” internacional para evitarlo en el envío de ayuda.

 

 

El presidente estadounidense, Joe Biden, afirmó la semana pasada que está trabajando con la ONU para enviar ayuda humanitaria para reconstruir Gaza, pero sin dar a Hamás la “oportunidad de reconstruir su sistema de armamento“.

El lunes habló con su homólogo egipcio, Abdel Fatah al Sisi sobre los “esfuerzos internacionales para reconstruir Gaza y proporcionar ayuda humanitaria de urgencia“, dijeron los egipcios.

Israel también anunció la reapertura a partir de este martes del paso de Kerem Shalom un cruce usado para las mercancías y que permitirá que entre ayuda humanitaria a Gaza.