Tal vez haya escuchado que los soportes de los apoyacabezas en los asientos «están diseñados» para romper los vidrios en caso de emergencia. Sin embargo, la recomendación en realidad es falsa.

En redes sociales abundan publicaciones que aseguran que estos elementos en el respaldo de los asientos cumplen esa función, pero expertos consultados por la AFP lo desmienten.

Empezando por las agencias reguladoras, que indican que estos elementos solo están hechos para minimizar el golpe en caso de un choque.

Publicidad

Esta es una de las publicaciones falsas en Facebook, compartida unas 100.000 veces en distintas redes sociales y que circula al menos desde 2017.

«Mujeres: si algún conductor de taxi no las deja bajar de su vehículo, recuerden que pueden apretar éste botón del asiento del copiloto y jalarlo hacía arriba, para zafar la cabecera del respaldo: los tubos que lo sostienen están diseñados para romper el vidrio en caso de emergencia», se lee en la publicación que incluye foto de una cabecera del asiento de un automóviles.

¿Para qué sirven entonces?

Gustavo Brambati, ingeniero y subgerente de seguridad vial en Argentina señaló que están hechos para prevenir el «efecto látigo» sobre el cuello del pasajero o el conducto.

Se entiende esto como «una flexión de la columna vertebral que se genera en el momento del choque y que es contenida por el apoyacabezas».

Cuando se le pregunto por la supuesta función alternativa como herramienta para romper los vidrios del vehículo, Brambati fue tajante: «No es cierto».

«Si bien es una pieza de estructura de hierro (…) las puntas están pensadas para generar un encastre fácil en la estructura del asiento», dijo el experto.

Además, Brambati agregó que el fabricante no provee eso, «ya que se entiende que de un choque una persona debería salir con la ayuda y el equipamiento de gente capacitada (bomberos) por fuera del vehículo».

Oliver Schulze, coordinador del Comité de Seguridad del Vehículo de SAE Brasil, dijo a la AFP que si esta pieza sirve para romper el vidrio de un vehículo en una situación de emergencia, «sería una coincidencia, porque no está hecho para eso».

El especialista agregó: «En ocasiones, el apoyacabezas tiene bloqueos que son más difíciles de deshabilitar, no se trata solo de apretar y soltar. Si fuera realmente la función, habría un botón que presionas y sale fácilmente».

Normas internacionales

En su reglamento sobre la homologación de vehículos en lo concerniente a los asientos, la Comisión Económica para Europa (CEPE) de las Naciones Unidas define el apoyacabezas así:

«Dispositivo cuya finalidad es limitar el desplazamiento hacia atrás de la cabeza de un ocupante adulto con relación a su tronco, a fin de reducir, en caso de accidente, el riesgo de lesiones en las vértebras cervicales».

Las regulaciones FMVSS 202 y 207 del Departamento de Transporte de Estados Unidos también señalan que el objetivo de estos dispositivos es «reducir la frecuencia y gravedad de las lesiones de cuello».