Las calificadoras de riesgo comenzaron a medir el impacto de la corrupción en las expectativas de crecimiento de Brasil y tres de ellas tuvieron que modificarla. Hoy, la potencia económica del continente tiene una calificación negativa.