Juan Bravo-Torres es un ciudadano mexicano que reside en el estado de Florida y que actualmente enfrenta cargos por un horripilante crimen familiar.

El sujeto, que permanece dentro de una clínica en estado crítico bajo custodia de la policía, protagonizó el asesinato de su hija de tan solo 3 años de edad, luego de apuñalarla vilmente en su casa, ubicada en la ciudad de Longwood, según documenta Univisión.

Luego, Bravo-Torres se abalanzó contra su hija para intentar matarla. Durante el ataque, la pequeña tuvo que fingir morir para evitar que su padre no la siguiera acuchillando.

Acto seguido, y ya liberada, la pequeña llamó al 911 cerca de las 5:40 a.m. de este jueves. Sin éxito, la menor se vio obligada a caminar de una milla tras ser apuñalada en el cuello hasta un restaurante de McDonald’s donde trabaja su mamá, para avisarle lo que había pasado en su casa y pedir ayuda.

También puedes leer: Bacha Bazi: el abuso a menores disfrazado de tradición en Afganistán

Minutos después, la Policía hizo presencia en el restaurante para buscar a la víctima, quien sangraba por su cuello. Los cuerpos de oficiales fueron de inmediato a la casa donde ocurrió el crimen, en la789 Highland Street. Allí lograron hallar grandes rastros de sangre en su interior, y procedieron a buscar a los protagonistas.

El asesino, de 39 años, fue hallado dentro de un baño con varias heridas en el torso y que, según informes policiales preliminares, fueron aparentemente aparentemente autoinflingidas con el mismo cuchillo con el que perpetró el crimen. Allí mismo, hallaron el cadáver de su hija de 3 años.

Al respecto, una de las patrulleras del caso destacó la acción de la menor sobreviviente, la cual calificó como heroica.

“Es increíble cómo esta niña de 12 años luego de ser herida fue capaz de caminar casi un milla para pedir ayuda, esto solamente habla de la cantidad de valentía y todo lo que se requiere para alejarse del peligro. Si ella no hubiera sido capaz de hacer eso, quien sabe cuando hubiésemos recibido la llamada sobre este incidente, afirmó el sargento Dereck Chenoweth, de la Policía de Longwood.