El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, condenó este miércoles la visita a Taiwán de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, y la calificó de “completa farsa” al advertir de que “quien ofenda a China será castigado”.

“Aquellos que juegan con fuego no terminarán bien y los que ofendan a China deben ser castigados”, dijo Wang en declaraciones a la televisión china CCTV desde Nom Pen, la capital de Camboya, donde participa desde hoy en la reunión de ministros de Exteriores de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) y sus socios.

Lea más: Atacan con explosivos la subestación de Policía de Potrerito en Jamundí, Valle del Cauca

Wang también acusó a EE.UU. de “violar la soberanía de China bajo el disfraz de la democracia” y advirtió de que aunque Taiwan se apoye en el poder de Washington “no cambiará el consenso internacional de que solo existe una China en el mundo” ni se revertirá “la histórica tendencia a la reunificación entre la China continental y Taiwán”.

El canciller chino coincidirá en la capital camboyana con el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, quien también participará en la reunión ministerial, pero no está previsto que ambos mantengan una cita bilateral.

Lea también: Pelosi abandona Taiwán tras una visita que cruzó la “línea roja” de Pekín

Las críticas de Wang a EE.UU. se unen a las de su homólogo ruso, Serguéi Lavrov, quien también participará a partir del jueves en el encuentro de ministros de Exteriores de ASEAN.

Pelosi, tercera autoridad de EE.UU. y segunda en la línea de sucesión a la Casa Blanca, llegó anoche a Taiwán donde esta mañana visitó el Parlamento y posteriormente se reunió con la presidenta de la isla, Tsai Ing-wen, quien le impuso una condecoración por su “apoyo” al territorio -calificado por Pekín como provincia rebelde-.

Podría leer: Confirman la muerte del monseñor Luis Augusto Castro Quiroga, arzobispo emérito de Tunja

El viaje de la política norteamericana ha creado una escalada de tensiones con la movilización de tropas por parte de Pekín en el territorio más cercano a la isla autogobernada.

Taiwán, con quien EE.UU. no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y EE.UU., debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de la isla y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático.

Conozca más: Kansas, primer estado de EEUU que ratifica el derecho al aborto en referéndum

China insiste en “reunificar” la República Popular con la isla, que se gobierna de manera autónoma desde que los nacionalistas del Kuomintang (KMT) se replegaran allí en 1949 tras perder la guerra civil contra los comunistas y continuaran con el régimen de la República de China, lo que culminó con la transición a la democracia en la década de 1990.

Pero desde entonces han tomado fuerza las voces que reclaman declarar la independencia de Taiwán como Estado soberano.