Argentina recaudó más de 2.000 millones de dólares por concepto de un impuesto extraordinario a la riqueza, que pagó el 80% de las personas alcanzadas por ese tributo destinado a enfrentar erogaciones por la pandemia de coronavirus, informó el gobierno.

La recaudación por este tributo impulsado por el gobierno del presidente de centroizquierda Alberto Fernández llegó a 223.000 millones de pesos (unos 2.252 millones de dólares al cambio del día), informó el ente recaudador AFIP.

La jefa de la AFIP, Mercedes Marcó del Pont, indicó que “los recursos generados serán fundamentales para hacer frente a las urgencias sanitarias y económicas que impone la pandemia“.

 

 

Unas 3.000 personas que incumplieron pagos están sometidas ahora a la fiscalización del ente. De ese conjunto, sólo unas 200 recurrieron a amparos judiciales para no pagar la gabela.

Entre quienes se niegan a pagar el tributo están algunos de los magnates más conocidos del país y el futbolista de Boca Juniors Carlos Tévez, quienes accionaron ante la Justicia.

 

Publicidad

 

El llamado “Aporte Solidario” fue aprobado en diciembre por el Congreso con una alicuota de al menos 2% a los patrimonios de personas físicas superiores a los 200 millones de pesos (unos dos millones de dólares), a ser pagado por única vez.

Los porcentajes se escalonan a medida que los patrimonios aumentan hasta fijar uno de 3,5% para los superiores a 3.000 millones de pesos (30 millones de dólares).

 

 

El destino de los fondos se reparte entre los gastos sanitarios por la pandemia, becas educativas y subsidios para sostener a pequeñas empresas en crisis y a sus trabajadores, entre otros fines.

Con una población de 45,4 millones de habitantes, Argentina superó los tres millones de contagios de COVID-19, con más de 64.000 fallecidos.