Argentina, que por cuenta de sus anteriores administraciones enfrenta la desconfianza de los mercados y la incertidumbre cambiaria, será la próxima sede del Foro Económico Mundial y espera tener avances para el próximo año.