El gobierno argentino resolvió este jueves suspender por 30 días vuelos internacionales provenientes de las zonas más afectadas por el nuevo coronavirus, cuando se registraron en el país los primeros tres contagios locales y ascienden a 31 los casos positivos, uno de ellos ya fallecido.

También se declaró la emergencia sanitaria por un año, aunque no se han suspendido las clases a nivel nacional, según un decreto del gobierno de Alberto Fernández divulgado por la prensa local.