Una mujer de 54 años, detenida en Jacksonville (Florida, EE. UU.), confesó a las autoridades que envenenó la limonada de su novio porque el hombre no paraba de hablar y ya no lo soportaba más.

“Sí, lo hice (…) porque no cerraba la boca”, dijo Alvis Parrish a las autoridades.

Le puede interesar: Escalofriante: niño de 14 años dispara en la cara a ladrón en pizzería de EE. UU.

Por lo anterior, y mientras los oficiales procedían a esposar a la mujer, ella continuó diciendo que le había dado una dosis suficiente como para callarlo, pero no lo suficientemente letal como para matarlo.

“Hagan lo que quieran, pero, si no me llevan, lo mataré”, gritó Parrish.

La sustancia con la que la mujer envenenó a su novio fue Seroquel, un medicamento antipsicótico usado para tratar la esquizofrenia o el trastorno bipolar.

Vea también: Piden clemencia para un hispano tras ser condenado a 110 años de prisión por mortal accidente

Cuando las autoridades le preguntaron a la víctima, en visible estado de somnolencia, cómo se sentía, el hombre les dijo que “no sabía por qué estaba tan cansado”.

Por su parte, un juez impuso a Alvis Parrish, que se enfrenta ahora a cargos por envenenamiento con la intención de matar o herir, una fianza de más de 50.000 dólares.