Un científico chino sospechoso de espiar en Estados Unidos fue arrestado esta semana cuando intentaba salir del país.

Xin Wang fue detenido el 7 de junio en Los Ángeles antes de abordar un vuelo a Tianjin, China, explicaron en un comunicado la Fiscalía Federal y la oficina local del FBI.

Wang entró a Estados Unidos en marzo del año pasado, haciéndose pasar como un investigador médico interesado en trabajar en la Universidad de California en San Francisco (UCSF).

Al ser interrogado por las autoridades fronterizas en el aeropuerto, dijo ser oficial del Ejército Popular de Liberación chino y empleado de un laboratorio militar universitario.

Wang, según documentos judiciales, dijo a la CBP que recibió instrucciones de sus superiores en China de observar la disposición del laboratorio de la UCSF y traer información sobre cómo replicarlo en China.

Además, borró el contenido de los mensajes de su teléfono personal antes de llegar al aeropuerto. Fue acusado de fraude de visado y encara hasta 10 años de prisión y una multa de 250.000 dólares si es condenado.

Su arresto se produce cuando las relaciones entre Estados Unidos y China se han deteriorado en los últimos meses debido a la pandemia de la COVID-19 y la guerra comercial.

China negó el viernes que Wang estuviera involucrado en espionaje.

«Es un investigador de enfermedades cardiovasculares, de manera que no veo que haya puesto en riesgo el interés o la seguridad nacional de Estados Unidos», dijo la portavoz del ministerio chino de Exteriores Hua Chunying en una rueda de prensa.