La Policía peruana detuvo a un venezolano y un peruano que realizaban de forma ilegal pruebas rápidas de COVID-19 en las calles de Lima.

«Hemos capturado a un ciudadano venezolano y otro peruano cuando se encontraban realizando pruebas rápidas en el distrito de Comas», dijo un vocero policial.

El venezolano Yonattan Pineda indicó a los policías que era auxiliar de enfermería, y el peruano Julio Tasaico señaló ser médico radiólogo, lo que no era cierto.

«Ellos tenían en su poder 26 pruebas rápidas de las cuales 25 ya habían sido utilizadas«, indicó el comandante de la policía Carlos Aliaga.

Los detenidos afirmaron que trabajaban en una empresa de salud que ofrece este tipo de pruebas rápidas, lo que era falso también.

«Al verificar sus datos, ambos no tenían autorización para ejercer la profesión», señaló Aliaga. Los dos serán acusados por cometer delitos contra la salud pública. 

Otro caso similar ocurrió en Perú el 12 de abril, cuando la policía detuvo al ciudadano chino Tianxing Zhang cuando realizaba pruebas rápidas de coronavirus que había robado al Ministerio de Salud.

Hasta ahora, en Perú se registran más de 17.800 casos de COVID-19 y más de 480 muertes.