La dirigente indígena y ambientalista Berta Cáceres fue asesinada por desconocidos que le dispararon luego de entrar a su casa al noroeste de Tegucigalpa, así lo denunció la familia y dirigentes populares.

Tomas Membreño, miembro del Consejo Indígena de Organizaciones Populares de Honduras dijo que «Honduras ha perdido a una valiente y comprometida luchadora social».

«La policía dice que fue por robarle pero es un crimen político de este gobierno», resaltó Carlos Reyes, presidente del sindicato de la Cervecería y dirigente del Frente Nacional de Resistencia Popular –FNRP-.

Cáceres era conocida por su lucha por detener proyectos hidroeléctricos y mineros en tierras de grupos étnicos. Lo hacía desde su condición de coordinadora del Consejo de Organizaciones de Pueblos Indígenas de Honduras –Copinh-, la mayor organización que agrupa a las tribus lencas.

La dirigente indígena recibió en 2015 el premio Goldman en reconocimiento a su defensa de los derechos humanos de los indígenas.