El pasado sábado se registró el asesinato de una mujer de 32 años que tenía siete meses de gestación cuando salía del baby shower que le habían organizado en Philadelphia.

Los agresores dispararon a la víctima en la cabeza y en el estómago, por lo que las autoridades calificaron el ataque como algo cobarde”.

 

Lea también: Denuncian que soldado habría muerto por golpes recibidos por uno de sus superiores

 

Las autoridades confirmaron que la mujer estaba en la calle pues acababa de llegar a su casa y estaba sacando los regalos que le habían obsequiado en el evento.

Los investigadores recuperaron al menos 11 casquillos de bala de la escena del crimen. “Parece que alguien quería matarla”.

El alcalde de Philadelphia, Jim Kenney, dijo que la ciudad ofrecía USD $50,000 de recompensa para cualquiera que pudiera dar información para hallar a los responsables del crimen.