La Policía de la ciudad de Greeley, en el norte de Colorado (Estados Unidos), anunció el hallazgo de los restos de una niña desaparecida hace 34 años y de la que nada se sabía hasta principios de esta semana, un suceso del que aún se desconocen los detalles.

El sargento Joe Tymkowych, del Departamento de Policía de Greeley, calificó el hallazgo de los restos de Jonelle Matthews como «significativo para la investigación», pero no ofreció otros detalles.

La desaparición de la menor, ocurrió el 20 de diciembre de 1984, cuando regresaba a su casa luego de cantar villancicos de Navidad junto con uno de sus compañeros de escuela y un amigo de su padre.

Se sabe que llegó a su vivienda, pero, a partir de ahí, la Policía nunca pudo determinar qué sucedió con la pequeña.

Nunca hubo arrestos ni tampoco se consideró como sospechosos a su padre (Jim), a su madre (Gloria) ni a su hermana (Jennifer).

Le puede interesar: Hombre que desapareció hace casi 10 años fue encontrado detrás de un refrigerador

Ese mismo año, la policía interrogó a personas de la escuela y de la iglesia a la que asistía la niña y hasta preparó un video pidiendo la colaboración del público para hallar a Jonelle, pero nadie aportó datos.

Publicidad

El caso cobró notoriedad nacional en aquella época cuando el presidente Ronald Reagan mencionó el nombre de la niña en uno de sus discursos, en el marco de una campaña para abrir lo que luego sería el Centro Nacional de Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC, por sus siglas en inglés).

Según Tymkowych, las autoridades están «investigando nuevas pistas» y expresó que el caso «ha sido una carga pesada en los corazones del Departamento de Policía de Greeley, de la familia (Matthews) y de toda la ciudad de Greeley».

Los restos fueron detectados por trabajadores que construyen un oleoducto al suroeste de la ciudad.

La Oficina del Alguacil del Condado Boulder está a cargo de las pericias en ese sitio, ahora preservado como escena de un crimen.

Cabe resaltar, que en 2018 el FBI investigó unos 424.000 casos de niños desaparecidos. En 1984, según dijo el entonces presidente Reagan, esa cifra llegaba a un millón.