Una escalofriante denuncia federal de David DePape, como se identificó el hombre que lideró un atentado contra el marido de Nancy Pelosi, reveló que el sujeto irrumpió en la casa de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE. UU con el fin de retener a Paul Pelosi, hacerlo rehén y “romperle las rodillas”.

Las autoridades conocieron que DePape llevaba bridas, cinta adhesiva y una cuerda en una mochila para ejecutar el ataque; al invadir la residencia el viernes pasado, el atacante tenía un claro objetivo: subir al piso donde dormía Paul, atacarlo, y luego “hablar con Nancy”.

De Pape justificó su accionar ante la Policía para demostrar a otros miembros del Congreso que había “consecuencias en las acciones”.

“Esta casa y la propia portavoz eran objetivos específicos”, aseguró fiscal del distrito de San Francisco, Brooke Jenkins, durante una rueda de prensa en la que se anunciaron los cargos imputados a De Pape: entre ellos, intento de asesinato.

Esto tuvo una motivación política”, dijo Jenkins: “vigilemos las palabras que decimos y bajemos el volumen de nuestra retórica política”, añadió en una invitación pública a cuidar las intenciones contra políticos “no afines”.

También puedes leer: Bloqueos en carreteras y seguridad reforzada en Brasilia tras derrota de Bolsonaro

Los investigadores del caso creen que DePape estuvo planeando el atentado desde hace varias semanas y aseguraron que “no fue algo que hizo de forma improvisada”. El sujeto rompió una puerta de cristal en la parte trasera de la casa de Pelosi con un martillo.

Acto seguido fue hasta el dormitorio de Paul Pelosi, al que despertó sorprendido y dialogó con él cuando le dijo que su esposa no estaba en casa: ante ello, DePape le dijo que estaba dispuesto a esperarla mientras sacaba las bridas para atarlo y amenazarlo diciendo que “no estaría en casa por unos días”.

La denuncia de ocho páginas constata que el intruso le dijo a Paul Pelosi que veía a su esposa como “líder de la manada de mentiras del Partido Demócrata”.

“Si ella le decía a DePape la ‘verdad’, él la dejaría ir y si ella ‘mentía’, él le iba a romper las rodillas, se lee en el dictamen de acusasión.