Estados Unidos envió un “mensaje inequívoco” al realizar incursiones aéreas contra los milicianos proiraníes en Siria, dijo este viernes la Casa Blanca.

El presidente Joe Biden “está enviando un mensaje inequívoco de que actuará para proteger a los estadounidenses y que, cuando haya amenazas, tiene derecho a actuar en el momento y de la manera de su elección”, dijo la portavoz del presidente, Jen Psaki.

El Ejército estadounidense bombardeó un complejo de edificios utilizados por las milicias pro-iraníes en Siria, cerca de la frontera iraquí, en respuesta a una serie de recientes ataques antiestadounidenses en Irak.

Publicidad

El portavoz del Pentágono, John Kirby, dijo este viernes que dos bombarderos F15 lanzaron siete bombas guiadas con precisión, destruyendo totalmente nueve edificios y parcialmente otros dos.

Vea también: Alertan de posible plan de radicales para volar el Capitolio con Biden dentro

Una ONG siria informó de 22 muertos, todos miembros de Hachd al-Chaabi, pero Kirby se abstuvo de dar un número preciso de víctimas.

“Tenemos información preliminar que indica víctimas en el lugar”, se limitó a declarar durante una rueda de prensa.

Según el portavoz del Departamento de Defensa de Estados Unidos, este complejo es “conocido” por facilitar las operaciones de las facciones iraquíes Kataëb Hezbollah y Kataëb Sayyed al-chouhada, miembros de la poderosa coalición de paramilitares de Hachd al-Chaabi, integrados en el Estado iraquí durante meses.

La posición oficial del Pentágono es que el ataque fue “preventivo”.

“Todos estos edificios estaban en un complejo utilizado por estos grupos para facilitar el transporte a Irak de recursos, equipos y armas para llevar a cabo ataques”, dijo Kirby.

Pero reconoció que también fue una represalia, ya que en las últimas dos semanas tres ataques con cohetes han apuntado a intereses occidentales en Irak, dejando dos muertos y varios heridos.

Le puede interesar: Fiscalía insiste a Monsalve para que declare en proceso contra Uribe

“Queremos que haya un mensaje de disuasión, que se les envíe directamente un mensaje sobre las repercusiones que pueden tener los ataques contra nuestras tropas y nuestros socios iraquíes en nuestras bases en Irak”, enfatizó.

Kirby dijo que socios iraquíes y kurdos habían proporcionado inteligencia que llevó a la identificación de los grupos detrás de los ataques con cohetes.

También respondió a las críticas del ministro de Relaciones Exteriores de Rusia, Sergei Lavrov, quien dijo que Moscú fue notificada solo cuatro o cinco minutos antes de que Estados Unidos atacara los objetivos.

“Hicimos lo que creímos que era la cantidad adecuada de notificación”, dijo Kirby.

“No debería sorprender a nadie que hagamos lo que tenemos que hacer para proteger nuestras fuerzas”.

Kirby y Psaki también se refirieron a las críticas de miembros del Congreso que Biden debería haber buscado la autorización de los legisladores antes de ordenar el ataque.

Psaki dijo a su vez que los líderes del Congreso fueron notificados de la acción antes de llevarla a cabo.