Varias personas resultaron heridas este miércoles en un ataque a un cementerio en la ciudad de Yeda en Arabia Saudita, contra un acto de conmemoración del armisticio de la Primera Guerra Mundial en el que participaban diplomáticos de varios países europeos.

Una fuente del Ministerio francés de Exteriores explicó que los hechos ocurrieron en esa ceremonia conmemorativa anual que se celebraba en el cementerio no musulmán de Yeda organizada por los consulados de varios países, incluido el francés.

Un artefacto explosivo fue lanzado contra los participantes y causó varios heridos, según la fuente, que dijo no tener información sobre identidades de las víctimas.

Vea también: Juan Pablo II y Benedicto XVI encubrieron abusos de cardenal McCarrick

Le Figaro, que citó a varias fuentes en Arabia Saudí, precisó que los heridos son cuatro y que uno de ellos es un ciudadano griego.

Además, indicó que a la ceremonia acudieron los cónsules de Francia, Italia y Reino Unido, así como un consejero de defensa francés y otro británico.

Publicidad

«Francia condena firmemente este atentado cobarde que nada puede justificar», subrayó el departamento francés de Exteriores, que también pidió a las autoridades saudíes que lo aclaren y que «identifiquen y persigan a sus autores».

Todo esto sucede días después de otro atentado contra un guardia de seguridad del consulado francés en Yeda atacado con un cuchillo.

Tenga en cuenta: Compraventas, un salvavidas de muchos hogares en tiempos de pandemia

El Ministerio francés de Exteriores añadió un mensaje para que quienes viajan a Arabia Saudita tengan en cuenta los hechos ocurridos este miércoles.

Además de la «vigilancia máxima» que ya había pedido tras la agresión del guardián del consulado, el departamento de Exteriores insiste en que los franceses tienen que estar «particularmente atentos» sobre todo cuando se desplacen por el país.

Igualmente les aconseja que estén informados de los riesgos y atenerse a información transmitida por la embajada en Riad y por el consulado de Yeda.

Francia ha sufrido tres atentados terroristas en su propio territorio desde finales de septiembre y ha sido objeto de una campaña de desprestigio en las últimas semanas en varios países de mayoría musulmana por la política del presidente, Emmanuel Macron, contra el integrismo islamista.