El Estado islámico detonó un carro bomba frente a una heladería del centro de Bagdad, que estaba atestada de fieles que terminaban el primer rezo de su celebración de Ramadán. Hasta ahora se cuentan 170 muertos.