La esperanza de hallar sobrevivientes del derrumbe de un puente en Génova, que dejó 39 muertos, disminuye con el paso de las horas, mientras el gobierno amenaza con castigar a la gestora de la autopista.

Los equipos de rescate siguen trabajando sin descanso entre los bloques de cemento del puente Morandi y los restos de los vehículos que cayeron al vacío desde una altura de unos 50 metros.

Durante toda la noche, los bomberos recuperaron nuevos cuerpos sin vida, por lo cual el balance de muertos se elevó a 39, entre los que se identificaron tres chilenos y familias enteras que atravesaban el céntrico puente.

Los cuerpos de socorro evacuaron a unos 16 heridos, de los cuales 12 se encuentran en estado grave y se habla de una decena de desaparecidos.

Le puede interesar: Conductor frena a tiempo y se salva de morir tras desplome de puente en Génova

Unas 440 personas fueron obligadas a abandonar sus residencias y 11 edificios de la zona afectada fueron evacuados por temor a que otros pilones del puente cedan.