Un avión lleno de lingotes de oro dejó caer más de tres toneladas de su preciada carga cuando estaba despegando. El metal precioso quedó esparcido por la pista de despegue y escondido entre la nieve.

El aeropuerto de Yakutsk, en la república de Sajá, fue la sede de un hecho bastante particular: una lluvia de lingotes de oro que se desprendieron de avión que estaba despegando.

172 bloques del metal precioso con un peso total de 3,4 toneladas quedaron regados en la pista por la que la aeronave estaba realizando el carretaje.

Al parecer, la carga estaba mal sujetada y terminó rompiendo un hueco en la escotilla del aparato, un Antonov An-12 operado por la aerolínea Nimbus, cuya carga total era de 9,3 toneladas de barras, avaluadas en millones de dólares.

Algunas quedaron parcialmente ocultas bajo la nieve de esta fría localidad siberiana, reconocida por sus grandes reservas de oro.

La carga pertenece a una compañía minera rusa y fueron recuperadas por las autoridades.