Las diferentes vías para hacer llegar ayuda humanitaria a Venezuela centraron la reunión entre el vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, y los representantes diplomáticos en Washington del autoproclamado presidente venezolano, Juan Guaidó.

«En las próximas horas, vamos a estar anunciando cómo sale la ayuda humanitaria, cuándo llega y de qué se trata la ayuda humanitaria», adelantó el opositor Carlos Vecchio en declaraciones a la prensa horas después de reunirse con Pence y a la salida de un encuentro con legisladores.

Vecchio, máximo representante diplomático de Guaidó en Washington, reconoció que hacer llegar la ayuda a su país es un «reto» y, al ser preguntado por la prensa, no descartó que vaya a ingresar a través de la frontera con Colombia y se limitó a decir que hay «varias opciones» sobre la mesa.

«Yo confío en nuestro pueblo y en las fuerzas armadas, en que cuando esa medicina y esa comida llegué allí que la necesita el pueblo, nuestros militares van a facilitar la entrada de eso. No tengo duda de que va a ocurrir», dijo Vecchio.

EE.UU. tiene listos más de 20 millones de dólares en asistencia para los venezolanos, y el entorno de Guaidó planea anunciar pronto un plan para hacer llegar esa ayuda al interior del país, a pesar de que el Ejecutivo de Maduro rechaza la entrada de esos bienes por considerar que en el país no hay crisis humanitaria.

A la cita con Pence, que duró una hora, también asistió Julio Borges, nombrado como representante ante el Grupo de Lima, conformado por países del continente americano que consideran rota la democracia en Venezuela.

Los enviados de Guaidó se reunieron, además de Pence, con representantes del Departamento de Estado y un grupo de nueve legisladores, tres demócratas y seis republicanos.