Otro caso de feminicidio volvió a conmocionar a México. Margarita Ceceña, una madre soltera de 30 años, fue quemada viva por un grupo de familiares con los cuales sostenía una tensa discusión porque, al parecer, le reprochaban vivir en la casa de un pariente común.

De acuerdo con el periodista mexicano Ciro López Leiva, Ceceña, quien tenía tres hijos, sufrió el salvaje ataque hace tres semanas, cuyo hecho tuvo lugar en la ciudad de Cuautla de Morelos: “Le echaron gasolina y le prendieron fuego. Murió el fin de semana por las quemaduras en el 70% de su cuerpo y luego de 3 infartos. Ella misma grabó la agresión:, documentó de manera breve.

En la secuencia, se aprecia cómo uno de los individuos cargaba una garrafa de gasolina en su mano derecha. Andrea Martínez, madre de Ceceña, intentó disuadir al hombre, pero arrojó el combustible sobre el cuerpo de la mujer.

“Échale un cerillo, échale un cerillo”, se escuchó de un grupo de mujeres -posibles parientes- animando al sujeto.

Fue en ese instante en el que Ceceña empezó a suplicar: “¡Ayúdame por favor, ayúdame por favor! ¡Échame agua!”, gritaba desesperadamente

También puedes leer: Video: Osa polar pide ayuda a humanos tras atorar su lengua en una lata de leche condensada

“Le tenían coraje”

La cadena televisiva local Milenio TV logró acceder a una entrevista con Andrea Martínez. Allí, la mujer reveló que su hija, ya venía sufriendo amenazas y era víctima constante de violencia física.

“Llegaron a quemar a mi hija, fueron mi hermana, mi sobrina y sus maridos. Margarita ya había denunciado agresiones y le dijeron que no procedía, ahora ya está muerta. No pude hacer nada”, reveló en detalles Andrea Martínez.

Una tía de Ceceña, cuyo nombre no fue revelado, también le había detallado al diario El Universal sobre las represalias que sufría la mujer.

“Tenían problemas por una casa que un familiar dejó a cargo de aquellas personas (los que la atacaron) para que le dieran mantenimiento. Pero la empezaron a rentar y el dueño se enteró y se la quitó para que Margarita la ocupara. Ese es el coraje que le tenían a mi sobrina”, confesó.