El bebé de dos años que por poco fallece tras el ataque al aeropuerto de Kabul (Afganistán) será trasladado, cuando esté lo suficientemente bien, a Gran Bretaña para reunirse con su familia, incluida su madre.

Muhammad Raza, apodado el Ángel de Kabul, fue atravesado con metralla, y solo tenía el 30 % de probabilidades de sobrevivir, pero tras ser trasladado a un hospital en Pakistán, esas posibilidades aumentaron al 80 %.

El abuelo y el padre de Muhammad, estaban dentro de los 182 muertos que dejó el atentado perpetrado por el Estado Islámico.

Le puede interesar: Veinte años después, la pandemia impulsa teorías de la conspiración sobre el 11 de septiembre

Por su parte, la madre de Muhammad, había tomado un vuelo de la Real Fuerza Aérea británica hacia Dubái, antes que sucediera el ataque.

Así pues, y tras conocerse la historia de Muhammad, la ministra británica del Interior, Priti Patel, le otorgó al pequeño y a su familia más cercana, incluida su hermana de cinco meses,  permiso para quedarse en ese país.

“Ha sido terrible pero finalmente hay una buena noticia, estamos muy agradecidos con el gobierno británico (…) Estoy tan feliz y emocionada de poder reunirme con mis bebés”, afirmó Basbibi, madre de Muhammad, de 19 años.