Un bebé de 14 meses quedó ciego y sufrió daños cerebrales después que su madre lo dejara dentro de un carro con las ventanas cerradas y el aire acondicionado apagado, con una temperatura exterior de 37.5 ° C, durante cinco horas mientras que ella jugaba bingo en un hotel de Australia.

Así pues, la temperatura del menor alcanzó niveles extremos, provocándole una insuficiencia renal y graves lesiones que lo llevarán a necesitar ayuda de por vida.

Por su parte, la madre pidió a los testigos del hecho que no le dijeran a su esposo lo que había sucedido, esto antes de mentirle a las autoridades en un intento de cubrir sus acciones.

Le puede interesar: Detectan fraudes por $137 mil millones con el SOAT

Inicialmente, le dijo a los paramédicos que el bebé había inhalado el humo de los incendios forestales que hay en la zona, ya que ella había dejado abajo todas las ventas del carro.

Asimismo, afirmó que había dejado el aire acondicionado encendido y que estuvo al pendiente de cómo estaba su hijo todo el tiempo.

Sin embargo, a pesar de sus intentos por ocultar la verdad, las imágenes de las cámaras de seguridad del lugar donde estaba el carro con el menor adentro revelaron lo que en realidad pasó.

Vea también: Papá mató al novio de su hija tras descubrir que la había vendido a una red de tráfico sexual

“No hice esto deliberadamente. No hice esto para lastimar a mi hijo”, aseguró a la Policía.

Por lo anterior, la madre de Easton, Kaija Millar, de 34 años, se declaró culpable ante un tribunal por negligencia y será sentenciada a finales del mes de noviembre.