La policía de Bélgica fue advertida de un supuesto riesgo inminente de atentado terrorista del Estado Islámico. Con la legislación de alerta que rige el país desde el ataque del 22 de marzo, las autoridades belgas pudieron realizar una operación antiterrorista inmediata con un resultado de 12 detenidos y 152 propiedades registradas.

La mayoría de los detenidos estaría vinculada a los atentados del pasado 22 de marzo en que murieron 35 personas según la Fiscalía Federal belga y un juez encargado de la investigación de. Uno de ellos trabajaba en el aeropuerto de Bruselas, y según el expediente tenía nexos con uno de los yihadistas.

Los registros a bienes inmuebles se han producido en Bruselas y en regiones de Valonia y Flandes.

La alerta para operaciones antiterrorista se mantiene en nivel tres, debido a que toda la información que han encontrado las autoridades se relaciona con una célula del Estado Islámico que estaría planeando toda la ejecución de nuevos atentados desde Siria. Están bajo protección especial, debido a las amenazas, cuatro ministros y el primer ministro belga Charles Michel.

Publicidad