El papa emérito Benedicto XVI pidió “perdón” este martes por la violencia sexual contra niños cometida por el clero, pero negó haber encubierto a sacerdotes que cometían estos abusos.

En una carta hecha pública por el Vaticano, tres semanas después de la publicación de un informe independiente en Alemania donde se acusaba a Benedicto XVI de inacción frente a abusos cometidos en el arzobispado de Múnich, el papa emérito aseguró que nunca encubrió estas agresiones cuando tenía “importantes responsabilidades en la Iglesia Católica”.

Le puede interesar: Una mujer se habría lanzado desde el puente de la calle 100 con autopista norte en Bogotá

“Solo puedo expresar a todas las víctimas de abusos sexuales mi profunda vergüenza, mi gran dolor y mi sincera petición de perdón”, dijo el papa emérito.

“En todos mis encuentros con víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes (…) he percibido en sus ojos las consecuencias de una grandísima culpa y he aprendido a entender que nosotros mismos caemos dentro de esta grandísima culpa cuando la descuidamos o cuando no la afrontamos con la necesaria decisión y responsabilidad, como ha sucedido y sucede demasiadas veces”, aseguró en su carta.

El cardenal Joseph Ratzinger fue arzobispo de Múnich de 1977 a 1982, y papa de 2005 a 2013.

Vea también: Los síntomas de COVID-19 en la piel a los que se les deben prestar atención

“Mayor es mi dolor por los abusos y errores que se han producido durante el tiempo de mi misión en los respectivos lugares”, agrega el papa emérito Benedicto XVI, diciéndose “consternado”.

El informe publicado en Alemania sobre los abusos sexuales contra menores en el arzobispado de Múnich y Freising reprochaba al entonces cardenal Ratzinger, que estaba informado de las agresiones cometidas por un sacerdote, Peter Hullermann.

En un documento también hecho público por el Vaticano, consejeros del papa emérito rechazan las acusaciones expresadas en el informe alemán, que han analizado al detalle.

Conozca más: (Video) Horripilante: Un hombre decapitó a su esposa de 17 años y paseó su cabeza por la calle

La declaración pública del papa emérito no convenció a las asociaciones de víctimas. El grupo estadounidense “Snap” lamentó la “ausencia de franqueza” de Benedicto XVI, y sostiene que “desperdició la oportunidad” de redimirse.