El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, alertó que la cifra de muertos por COVID-19 superará probablemente los 500.000 en febrero, y reconoció que le llevará meses «darle la vuelta» a la estrategia encarada por su predecesor, Donald Trump.

«Las cosas van a seguir empeorando antes de mejorar«, dijo Biden durante un acto en la Casa Blanca, en el que firmó una decena de medidas y decretos para acelerar la respuesta a la pandemia.

«La cifra de muertos probablemente superará los 500.000 el mes que viene (…). Nos va a llevar meses darle la vuelta a esta situación«, dijo el mandatario.

Estados Unidos rebasó el martes la barrera de los 400.000 muertos por la COVID-19 y sumó otros 8.000 decesos en las 48 horas siguientes.

El pronóstico de Biden coincide con el del Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud de la Universidad de Washington, que calcula que, si continúa la trayectoria actual, Estados Unidos superará el medio millón de muertos el día 19 de febrero y empezará marzo con más de 521.000 fallecidos por la enfermedad.

Publicidad

«No pudimos apoyarnos en el Gobierno federal para que actuaran con la urgencia, la concentración y la coordinación que necesitamos, y hemos visto el coste trágico de ese fracaso«, opinó Biden.

El nuevo mandatario anunció una nueva estrategia para hacer frente a la pandemia como si fuera una «guerra«, que incluye medidas para acelerar el ritmo de vacunación, una campaña cuya implementación describió como «un fracaso deplorable«.